Pie diabético

El pie diabético es una patología que se presenta en personas con diabetes en forma de heridas infectadas, pérdida de sensibilidad y la frecuente aparición de úlceras.

El exceso de glucosa y la mala regulación de ésta es la principal característica que presenta un enfermo de diabetes. Esto provoca que los procesos infecciosos se extiendan más rápidamente y que se ralentice la circulación. De este modo, el principal riesgo que corren las personas diabéticas es sufrir úlceras en sus pies. Las úlceras responden normalmente a la “teoría del estrés físico”. La acción repetida de tensiones mecánicas (también conocidas como cizallamiento) afecta a las células de la dermis y acaba por matarlas. Así, estas se acumulan en forma de durezas en la superficie del pie creando las molestas callosidades, callos o durezas. En este caso crece la posibilidad de infección e incluso, de tratarse de una herida potencialmente grave, de amputación. Se estima que el 75 % de las amputaciones vienen precedidas por una ulceración.